viernes, julio 20, 2007

De la relatividad de la democracia

Ayer, en la portada de ese reflejo especular del Granma (y en ocasiones del Tribuna de La Habana, que es peor) que publican en Miami, apareció en la sección de Internacionales un titular que afirmaba: Adoctrinan jóvenes a favor de Putin.

Cabría imaginar que al enfrentarme a la noticia pude pensar: "Caramba, ya están de nuevo los Ivanes con la matraca del adoctrinamiento. ¿Pero es que no se cansan?". Siendo franco, la verdad es que no fue así. Más bien me dio por preguntarme si habría tanta diferencia entre estos y las Nuevas Generaciones del PP o su equivalente en el PSOE. O si no se adoctrinaría a los jóvenes norteamericanos afiliados a grupos de apoyo del partido demócrata o republicano. O para no salir de Europa del Este, si esta no podría ser una razonable respuesta rusa a organizaciones "espontáneas" como Optor —serbia— o Pora —ucraniana—, que han recibido dinero y asesoramiento de organizaciones tan desinteresadas y amantes de la democracia como el National Endowment for Democracy, el International Republican Institute y la US Agency for International Development.

Por otro lado, adoctrinamientos aparte y sin olvidar el hecho de que Vladimir Putin no es un hombre que deba inspirarnos simpatía, la realidad es que el presidente ruso goza de un índice de aprobación, incluso ahora al final de su segundo período de mandato, de alrededor de un 70%, lo que le dará envidia, supongo, a más de un líder de los gobiernos occidentales. (Sin esforzarme mucho, se me ocurre pensar en el actual premier israelí, pronto a convertirse en el primer político en desplazarse a la escala de los números negativos, y en el presidente Bush, que actualmente compite en impopularidad con Richard Nixon durante el período del Watergate.) Ya sé que los defensores de la democracia vendrán a decirme que un índice elevado de popularidad no es una garantía de nada, que los pueblos suelen meter la pata y que recuerde que Hitler llegó al poder mediante unas elecciones. Y no es que yo ignore el talento para el error de las personas, pero tampoco olvido que una de las condiciones imprescindibles de la libertad es poder ejercer la capacidad de equivocarse, tomar decisiones erróneas y hacer el tonto. A fin de cuentas, si no entendí mal el dogma católico, Dios nos otorgó un alma inmortal, pero dejó la decisión de salvarla o perderla para siempre en nuestras manos. No veo porque los gobiernos de los países más ricos del globo no pueden ser al menos igual de tolerantes que el Señor.

Si los rusos desean ser gobernados por un autócrata con tintes zaristas que ha resultado ser más capaz que aquel idiota del último de los Romanov y menos sangriento que el "padrecito" Stalin, no veo por qué nadie tenga que venir a meterse en ello.

2 Comments:

Blogger Fer said...

Interesante reflexión, la verdad.
Podría esgrimirse que Putin estorba, diciéndolo a las claras, para la teórica y anhelada europeización de Rusia. Que Putin es una china en el zapato de las redes gasísticas y petrolíferas. Que Putin no ha sacado a Rusia de su atraso, ni tiene pinta de hacerlo. Que Putin es el único ancla que le resta a Serbia para evitar desprenderse de Kosovo.
Pero, a la vez que se esgrime lo anterior, siempre se encontrarán razones para respetar la decisión de los rusos.
No me despierta ninguna simpatía Putin. Sus artes políticas, heredadas de la expeditiva KGB, me recuerdan al dicho de "pegar, luego preguntar". Y no veo con buenos ojos que Rusia tenga tantos problemas para emprender el camino a la democracia.
Quizás los gemelos polacos, tan indeseables como cómicos (a su pesar), nos obcequen y no nos permitan ver lo que ocurre al este de sus fronteras. Pero es grave, demasiado grave, la influencia que Rusia pretende ostentar con según qué métodos.

1:31 p. m.  
Blogger Fer said...

Al hilo de lo comentado, me encuentro con la siguiente noticia hoy en el periódico:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/RSF/denuncia/ingreso/forzado/hospital/psiquiatrico/periodista/rusa/opuesta/Kremlin/elpepuinteur/20070730elpepuint_11/Tes

(La edición digital varía de la de papel, algo más cruda).

3:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.