lunes, junio 12, 2006

Al margen de mí

Si digo que no soy un admirador de la labor periodística de Wilfredo Cancio en el Nuevo Herald es porque a esta hora, con el cansancio, prefiero mostrar mi generosidad. Sin embargo, debo reconocer que ha sacado una entrevista interesante y es muy probable que algunos coincidan conmigo.

La entrevista en cuestión es con Louis A. Pérez, profesor de Historia en Universidad Estatal de Carolina del Norte y autor del libro To Die in Cuba, un estudio sobre el suicidio en la Isla. El Sr. Pérez inicia su libro con las poblaciones precolombinas y llega hasta nuestros días, presentando no sólo estadísticas en sí mismas interesantes, sino además analizando las actitudes culturales de los distintos colectivos que componían la sociedad cubana, desde la colonización hasta nuestros días, y su posición ante el suicidio. La elevada tasa de muertes por esta causa, al parecer una constante en la historia de la Isla, es ya una sorpresa. Probablemente la lectura del libro depare muchas otras.

Me llaman la atención de la entrevista un par de hechos. El primero es la diferente actitud de cubanos y mexicanos resaltada por el Sr. Pérez: los primeros somos más propensos a suicidarnos, mientras que los segundos son más propensos al asesinato. Si no me falla la memoria, la psicología actualmente quiere que quienes cometen suicidio sean normalmente personas con baja autoestima mientras que los asesinos son todo lo contrario. Reconozco que es difícil hablar en términos colectivos de ningún país para juzgarlo, pero nunca me han parecido los mexicanos personas que se destaquen por poseer una tan alta autoestima, mientras que los cubanos, por regla general, sólo perdemos contra los argentinos y por puntos, que no por knock out.

Lo segundo es cuando habla de la manera preferida de suicidio entre las mujeres negras y mulatas: darse candela. Interrogado sobre el tema, el Sr. Pérez habla de la posible importancia del papel purificador del fuego en las culturas africanas, lo que suena poético, sugerente y hasta académico, pero muy poco verosímil. Una amiga terapeuta, a quien le envié la entrevista, me comentó de motu propio sin que yo mencionara el tema que lo más probable sería que lo hicieran porque se pasaban el día en la cocina y no tenían más nada a mano que la luz brillante o el alcohol. Al menos, si lo que querían era dar un espectáculo. No es una hipótesis muy científica, pero suena plausible. Más cuando es muy probable, y esto ya es pura especulación mía, que este tipo de muertes no hayan sido muy comunes en el siglo XIX y sí a partir del XX. En cualquier caso, parecían seguir de moda hasta hace unos años, como demuestra el "accidente" que con una cocina de luz brillante tuvo Ana Fidelia Quirot. Y es que esas cocinitas son tan peligrosas...

Las mujeres blancas, por su parte, tenían evidentemente más opciones. Como me contó una novia hace muchos años que le había oído comentar a su abuela en una ocasión: "Los hombres se ahorcan y las mujeres se envenenan." En fin, en medio de todo resulta reconfortante saber que también existían entonces estereotipos de género establecidos para que cuando uno decidiera que ya era suficiente, supiese cómo lo tenía que hacer.

La duda metafísica de Hamlet (¡Morir..., dormir! ¡Dormir!... ¡Tal vez soñar! ¡Sí, ahí está el obstáculo! ¡Porque es forzoso que nos detenga el considerar qué sueños pueden sobrevenir en aquel sueño de la muerte, cuando nos hayamos librado del torbellino de la vida! ¡He aquí la reflexión que da existencia tan larga al infortunio! y lo que sigue) no parece haber detenido nunca a ningún compatriota. Al menos, no conozco que queden testimonios.

Vaya pues el link a la entrevista de Cancio con el Sr. Louis Pérez:

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/world/cuba/14789961.htm

14 Comments:

Blogger waxaxo said...

confieso que visito a menudo la página web del herald (no me atrevería nunca, por respeto a mi mismo, a decir que suelo leer el herald); casi siempre me detengo sólo en las noticias que leo firmadas por agencias internacionales de noticias...
no se si el trabajo de este señor algun valor mas allá de la compilación de datos, pero resulta reconfortante leer a alguien que le responda a Cancio y lo ponga en su lugar: -Atribuir estas cifras a causas solamente políticas es una simplificación tendenciosamente política.

aplausos para el sr.

W.

PD:
1. - acá una paginita de noticias interesante por lo menos: http://cubaalamano.net/sitio/default.asp

1:54 a. m.  
Blogger Gabriel Syme said...

Yo habré visto a Cancio 3 ó 4 veces en La Habana, cuando era profesor de Periodismo y una supuesta "estrella en ascenso" para el periodismo cubano.

A ver, yo entiendo que hay que comer y que probablemente lo que hace no debe satisfacerlo, o no del todo, pero la verdad que irse de Cuba para terminar haciendo un periodismo que no desentonaría en Trabajadores, es triste. No es sólo que pueda no compartir su punto de vista, o el punto de vista que le exige la línea editorial del periódico (quienes se crean que los periodistas son libres para escribir lo que les da la gana sólo porque no viven en Cuba son unos ingenuos que no entienden nada de ese mundo; es cierto que no te censura ni te fuerza el gobierno, pero sí lo hace el jefe de redacción, el director y cualquiera que esté por encima de ti, que no sólo en el Granma cuecen habas, más allá de que en ese periódico sean excelentes cocineros), sino que francamente me parece que como periodismo, lo que hace es chato, poco interesante. Preferencias políticas aparte, repito.

Visito más a menudo Encuentro en la red, pero tampoco me satisface mucho. El problema de nuestros compatriotas, o el que les siento yo, escribiendo es que tienen un matiz de estridencia e histeria que encuentro desagradable. Es muy raro encontrar un análisis mesurado, un artículo irónico, algo donde uno pueda encontrar distanciamiento, análisis frío, balance. Cumplen a la perfección el papel de "periodistas comprometidos", pero con el otro bando. Se echa de menos alguien que ponga en práctica aquella frase que se le atribuía a Aristóteles: Yo soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad. Y la verdad no creo que esté en ninguno de los dos extremos. Como lo puede comprobar quien visite Rebelión, el órgano oficial del Partido Comunista Cubano... en España.

Acaso en el pensamiento cubano haya un poco más de esperanza, pero ése es otro tema y ahora no me voy a meter en él.

10:13 p. m.  
Blogger waxaxo said...

Yo te iba a mencionar a Encuentro... pero veo que salió solo. Bueno para mi Encuentro es algo asi como "elherald.es"

W.

11:06 p. m.  
Blogger Gabriel Syme said...

Hombre, es duro poner a Encuentro en la red al nivel del Herald, aunque sus momentos tiene. Pero también es cierto que ocasionalmente (ojo, ocasionalmente) en la sección de Opinión, publican algo que te hace pensar. Y la entrevista que publicaron con Desnoes hace un tiempo fue muy divertida.

12:08 p. m.  
Blogger waxaxo said...

Si, puede ser, ultimamente estoy muy intransigente, ya te hablaré de eso en el otro post.

W.

PD: Desnoes el de Memorias del Subdesarrollo? Edmundo? no no la lei la entrevista.

6:13 p. m.  
Blogger Gabriel Syme said...

Sí, ese Desnoes, déjame ver si todavía tengo la entrevista, te la mando entonces. Estaba graciosa.

6:33 p. m.  
Blogger waxaxo said...

Tu mail me llegó muy raro, donde debe haber una vocal con tilde me aparecen símbolos rarosy se me hace harto difícil leerlo.

W.

PD: No era Quirot, en vez de Quiroz, la Ana Fidelia?

3:20 a. m.  
Anonymous Morgana said...

Hola Gabriel,

Ese libro suena muy interesante y me gustaria leerlo, ya vere como me las agencio para conseguirlo. Es una pena que como casi siempre, los cubanos nos tengamos que enterar de los asuntos de nuestro propio pais por personas que viven en exterior, pero al menos nos enteramos.

Interesante tambien el contraste entre cubanos y mexicanos. No se si te falla la memoria Gabriel, no se me ocurre donde puedes haber leido sobre la correlacion del fenomeno suicidio con la autoestima, pero uno puede especular algo. Si la teoria es cierta puede que lo que sucede es que los cubanos pretendemos tener la autoestima alta cuando a veces la tenemos baja. Me parece una saludable actitud en cualquier caso, pues como los monjes tibetanos que rezan mientras mueven una rueda, y cuando no tienen ganas de rezar igual mueven la rueda pues dicen el movimiento les producira las ganas de rezar, tal vez los cubanos sabemos que aparentar elevada autoestima es una buena manera de atraerla en la realidad. En cualquier caso, me parece tambien una noble actitud la nuestra, pues sea cual sea el problema que usted tenga que lo lleva a un grado de desesperacion tan grande, es mas decente matarse uno mismo que matar a otro, no crees?

Coincido con tu amiga terapeuta en que las negras y mulatas se daban candela porque la luz brillante era lo que tenian mas a mano. No coincido en cambio en que quisieran dar necesariamente un espectaculo, desgraciadamente ese es uno de los mitos mas extendidos respecto al suicidio/intento, que la gente lo hace por llamar la atencion. Me gustaria saber si el autor del libro, quien por alguna razon o prejuicio asumo es blanco, realizo un analisis profundo sobre el suicidio entre mulatas y negras. Me imagino que entre las razones de las pobres mujeres podrian figurar los abusos sexuales/ violaciones de los “santos patrones blancos”. Entre otros abusos. Ya me enterare si lo consigo….

Dicen que las mujeres se envenenan (se le llama en el argot tecnico “metodos blandos”) y los hombres se ahorcan (obviamente, “metodos duros”) porque los hombres son mas radicales. Bueno, yo soy mujer y coincido con Garcia Marquez en que cuando las mujeres deciden hacer algo (el habla sobre acostarse con un hombre) “no hay talanquera que no salten ni determinacion alguna que no esten dispuestas a pasarse por el fundamento: no hay Dios que valga”. Ya me diran los hombres que escriben aqui que opinan al respecto. Pero igual concuerdo contigo Gabriel, la duda metafisica de Hamlet no parece haber detenido a las mujeres, ni a los hombres, cubanos. Pero como hablamos de dormir te contare que una amiga (blanca) quiso matarse y tomo pastillas (Meprobamato). A pesar de que calculo la dosis letal usando un libro de medicina no lo consiguio, y despues me ha contado que si hubiera dormido lo suficiente despues del episodio que motivo el suicidio, tal vez no lo habria intentado porque ella en realidad no se queria morir. Luego a veces le entran deseos de lo que ella creia era morirse, pero ya sabe que si se mete en la cama y duerme se le pasara. Desde entonces yo me pregunto si el metodo funcionaria para quienes viven en situaciones limites y la idea les ronda la cabeza. Mi imaginacion ha llegado al extremo de creer que un ensayo de muerte podria serles saludable: si se les da una dosis suficiente de algun somnifero para que estiren la pata un rato, y la familia ejecuta un funeral (que no un enterramiento!), cuando vuelvan en si tal vez ya no querran morirse de nuevo. Y no es que yo crea matarse es inmoral ni nada por el estilo, pero si te aseguro que hay mucho impulsivo por ahi (gente joven sobre todo, como era mi amiga en su momento) que no se quiere morir, solo que esta vida a veces es del carajo y uno cree que no hay otra solucion, pero casi siempre la hay. Como dice el refran popular: todo tiene solucion menos la muerte. O nuestro querido Elio Reve que EPD: “aqui todo se resuelve. A bailar que llego el charangon!”. Hay una variante a ese estribillo que le escuche a un chico de mi beca aquella vez que un submarino? portavion? norteamericano anclo creo que muy cerca de la costa en Santiago de Cuba y hubo unos diitas de crisis, de amenaza de algo, pero paso…lo siento, pero la variante al refran contiene palabras que creo no lucirian bien en este sitio, asi que te dejo con las ganas… Y si me dices calienta jarros no me importa…

9:32 p. m.  
Blogger Tzaviere said...

Más que interesante entrada, y no menos inteligentes comentarios. Gracias por el vínculo a la entrevista, que exploraré.

12:52 a. m.  
Blogger Fabrizio said...

Paisano, completamente de acuerdo contigo en que los cubanos en cuestion de autoestima nos llevamos la cerca. En México es muy fácil conseguir un arma, tambien hay crimen organizado, secuestradores, narcotraficantes que ajustan cuentas entre ellos y matan a todo el que se le pone por delante, hay muchos asltos a transeuntes y a veces por una cadena que parece de oro matan a una persona. Teniendo en cuenta todo esto creo el indice de asesinatos en México es más alto que en Cuba, no porque sean crimenes pasionales, si no porque son actos asociados con otros delitos.
Tal vez tengan razón en lo del fuego purificador de las negras y mulatas, casi siempre cuando la mujer se prende fuego es por asuntos amorosos. La mayoría de los hombres homosexuales se envenenan con pastillas para los nervios, casi siempre se salvan y aprovechan para salir del closet.En fin el tema es complicado y largo.
Un abrazo.

2:11 a. m.  
Anonymous lamulatissima said...

Gabriel mi amor, cuelga otra anda, que se te echa de menos! Besotes!

10:30 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por que no escribes? Por falta de tiempo o desinteres tal vez?
Entro con frecuencia a tu blog, el cual me he leido completo, y me decepciono ante la ausencia de tus comentarios; que se les extrañan.
Pienso que de cualquiera y en cualquier momento, uno puede aprender!

Saludos!

3:06 p. m.  
Blogger Fabrizio said...

Gabriel, despues del asunto de mi hermano en la embajada mexicana me han contado un monton de historias similares, a mi me resulta indignante que un pais como mexico que protesta tanto contra la politica migratoria de los estados unidos se comporte peor que ellos a la hora de otorgar una visa.
Un abrazo.

2:41 a. m.  
Anonymous ileana said...

Me estoy leyendo tu blog de un tirón. No sé cómo no lo había descubierto antes.
Soy periodista (aunque no lo he ejercido nunca) y fui alumna de Cancio, a quien además aprecio como persona. Supongo que compartíamos biblioteca universitaria mientras tú estudiabas Filología Inglesa. Comparto completamente tus criterios sobre el Periodismos, y sé que en el resultado final de la labor de Cancio influyen todos esos factores que citas y otros más: la política editorial del periódico, la influencia del medio social (que a todos nos afecta, no solo a los débiles mentales, y Miami ya sabemos), la necesidad de ganarse la vida, pero sinceramente no creo que sea un mercenario, creo que es una persona honesta y que puede estar equivocado a veces y metido en el extremismo miamense tan similar al de La Habana. Es muy difícil salirse de ahí, ya ves que no abunda el periodismo profundo e imparcial, sobre todo con temas como el cubano, tan calientes de emociones que no dejan lugar para la cordura, al menos por el momento.
Con respecto al tema del suicidio no sé tampoco si los psicólogos creen que el suicidio deriva de la baja autoestima y el asesinato de la alta autoestima, pero de lo que sí estoy segura es que las manifestaciones de bravuconería, alarde, autosuficiencia y egolatría (que es lo que se supone a veces que es una gran autoestima, y que es lo que parece que le sobra al cubano) son síntomas también de baja autoestima. Quien posee una autoestima equilibrada, una verdadera aceptación y seguridad en sí mismo, no necesita estarlo demostrando, menos a gritos.
Encantada de leerte.
Ileana
ilmedinah@hotmail.com

10:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.