viernes, mayo 05, 2006

Siempre hay una primera vez

Bien, esta es mi primera entrada de blog. La verdad, no estaba seguro que quisiera uno. Tengo al menos dos reparos que hacerle a este asunto.

Primero, los blogs son una muestra de vanidad notable. Pero yo soy vanidoso, así que eso no me sirve como excusa. Lo que más me disgusta de los blogs en realidad es que son lo contrario a una buena historia de ficción. Una de las cosas esenciales a entender de la narrativa es lo siguiente: el arte es limitado, empieza y se acaba. No es una recta, sino un segmento. Los blogs tienen el defecto de extenderse interminablemente, sin forma, sin dirección, sin un clímax reconocible. Como la vida. La vida es la materia prima de la literatura, pero en sí misma no es literaria, aun cuando pueda parecerlo episódicamente. No es coherente, no es causal, presenta graves problemas de ritmo y no sabe cuando debe acabarse. Por tanto, mi mayor objeción contra los blogs es que son anti-estéticos.

Sin embargo, una circunstancia especial me lleva a incursionar en ellos. Estoy afuera.

Sí, estoy afuera. Soy cubano y finalmente el año pasado (2005) me fui de mi país, a los 32 años. Obviemos lo difícil que le puede resultar esto a un cubano, enfrentado al doble obstáculo de conseguir el permiso de salida del gobierno cubano y una visa de algún país extranjero. De sobra se ha hablado sobre esto y no creo que valga la pena volver sobre ello. En cualquier caso, y desde mi experiencia personal, lo más difícil es la visa (que tampoco me costó trabajo, pero sí me causó muchas preocupaciones). Si uno tiene el dinero y la paciencia para no dejarse desequilibrar, obtener el permiso de salida es fácil. Pero una vez afuera, comienzan los problemas.

Lo primero es adaptarse. No importa cuán informado esté uno (yo lo estoy mucho) o cuan preparado desde un punto de vista académico o intelectual, una vez afuera lleva un tiempo adaptarse y aprender cómo funciona todo. Como señaló Vladimir Ilich Lenin, la praxis es el criterio de la verdad, y la praxis cubana no lo prepara a uno para esto.

En Cuba, puede llegar un momento en que uno comience a preguntarse si los países que aparecen en el noticiero existen en realidad o si son un montaje de la televisión cubana. Sí, ése es un caso grave de solipsismo, pero cuando uno está allá adentro, si le dijeran que en realidad es lo segundo, no tendría muchos problemas para créerselo. Afuera hay que empezar de cero. Las reglas son totalmente distintas, uno ignora las leyes del país y no está acostumbrado a preocuparse por ese tipo de cosas. En Cuba hay leyes, pero más vale estar familiarizado con las misteriosas regulaciones ministeriales que prestarle alguna atención a la Constitución ya que las primeras tienen una fuerza legal que supera cualquier otro tipo de legislación. (Algún día, con tiempo, trataré de explicar este asunto de las regulaciones ministeriales; cuando esté de humor para ello, aunque mientras, si quieren irse haciendo una idea, pueden leer "Sobre la cuestión de las leyes", de Franz Kafka.) Son un montón de cosas nuevas que no vale la pena enumerar. Esperemos al día a día, a que yo vaya chocando con ellas y ya las veremos con calma en su momento.

Una advertencia. Éste no es un blog sobre política ni sobre Cuba. No es que vaya a abstenerme a hablar de política, es un tema que me interesa. Incluso, ocasionalmente hablaré sobre Cuba, aunque me aburren esos cubanos que abandonan la isla y luego continúan obsesionados con ella. Para vivir machacándome de esa manera me habría quedado en La Habana. Simplemente escribiré de lo que me dé la gana. Y eso implica que si en algún momento me dan deseos de hablar de Cuba, lo haré.

Y creo que para una primera vez ya está bien.

P. D. Estoy en España, sólo para situarnos.

7 Comments:

Anonymous aún said...

Compadre siempre eres así tan catedrático? jaja.

No obstante te entiendo perfectamente, el mundo de las ideas es lo que nos hace humanos universales y nos libera del estigma de la raza, el credo o la región. Pero tambien nos envejece, es asi, nos aburre de todo, nos anestecia.

Suerte allá afuera, y saludos desde el capullo que es Cuba.

Un abrazo de otra larva.

7:32 p. m.  
Blogger Gabriel Syme said...

Pues sí, lo siento. Lo soy. No tengo justificación. En parte es culpa de ser un filólogo, aunque no sólo, en parte es que para mí escribir es una cosa seria. Mi madre siempre me lo dije: Hijo, eres denso.

Es la verdad. Con un poco de suerte, iré mejorando según me haga viejo. Aunque la verdad, lo que sucede también es que para mí el humor es verbal, es decir, me la paso haciendo chistes al aire, pero no trato de ponerlos por escrito. No quedan bien, me temo.

Pensar es lo que mejor se da. Cada quien avanza con lo que puede.

11:48 p. m.  
Blogger Omar Rodríguez said...

Y en España has caído.

La madre patría que se ha vuelto más llana que un cura de misa y olla...

Qué no te acojan en su seno la aridez del Levante, los bastos modos y maneras murcianos, la rigidez norteña...

Dichos estos rezos propiciatorios, suerte con el blog.

7:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Siempre el comienzo parece interminable, ya despues de cinco anos te reiras de todas tus depresiones y morrina y despues de los diez te preguntaras como no te fuiste antes.
No importa la densidad del individuo, la mayoria de las veces pasa asi.
Se llama exilio y es un animal muy grande.

5:24 a. m.  
Blogger el cubano de la isla said...

a medida que iba leyendome el post encontraba frases que me hacian reir, otras me hacian hacer huummm (tu sabes ese sonido que uno hace con la boca) y algunas que me obligan a hacer ahhhhh, al final he llegado algunas conclusiones que no tienen demasiado valor pero igual se vale compartirlas (para eso estamos en este "negocio" de los blogs no?).

Lo primero de lo primero es que las madres siempre tienen la razon: hijo, eres denso (ni borges lo hubiera dicho mejor), lo segundo es que tenemos algunos gustos en comun: libros, música, chocolate y mujeres (la idea de mezclar el chocolate y las mujeres en la misma oracion me parece fantastica por no decir revolucionaria).

Por lo demas estamos en la misma linea (aunque eso no tenga la menor importancia) en lo de los cubanos de afuera que solo hablan de cuba. Yo respeto muchisimo la opinion de cada cual, y se que resulta bien dificil meterse en el pellejo de alguien que a pesar de estar tomando coca-cola ya no puede "vacilar el comunismo", pero me parece que hay muchos que se han ido algo confundidos y me leo sus blogs y resulta que su vida ya no es ni sera igual y que toda la felicidad les parece poca, estrecha, como recortada. En fin, creo si algun dia tomara "las de villadiego" seria para ponerle vida a algunos sueños que aca son ilusiones de papel. Pero solo si esos sueños de alla, se vuelven mas importantes que todos los sueños de aqui. Es pura matematica y que conste que no estamos hablando de dinero. Se gana por un lado y se pierde por el otro. El que no este conciente de eso, es mejor que se quede comodamente sentado en el sitio que tiene.

Ya he escrito mucho (y sin ningun sentido), luego seguire en algun otro post... antes una duda, como se gana la vida un filologo en españa?

8:47 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

podrias hablar mas claro mas simple?

8:25 p. m.  
Blogger Gabriel Syme said...

Oh, pero yo hablo claro. Ahora, no veo por qué tendría que ser "simple." Se pierden demasiadas cosas cuando uno es "simple." Una cosa es ser oscuro, algo que detesto, y otra es tratar de ser articulado, lo que implica cierta elaboración y complejidad. Pero bajo ninguna circunstancia eso es falta de claridad.

9:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.